Cualquier intento de cambio implica enfrentar cierta cuota de temor ante lo incierto de lo que vendrá. Tanto si hablamos de perseguir un sueño, concretar un proyecto, adquirir hábitos nuevos o superar un trastorno psicológico, siempre existe la necesidad de incorporar información nueva, experiencias diversas, asumir riesgos. Todo esto implica salir de ciertas zonas cómodas y conocidas (aunque no placenteras o beneficiosas) para adentrarse en terrenos novedosos. Este video nos muestra de una manera sumamente gráfica (literalmente) qué es y qué implica salir de la zona de confort. Esperamos que lo disfruten.